Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Un año contigo, sin tu presencia.

Subiste a descansar en la habitación que había sido tu casa por casi diez años, esa que arreglamos con el poco dinero que tenía yo de más. Con un baño construido por partes y un calentador de agua que nos regalaron, eran los tiempos difíciles.

Quién iba a pensar que ese sería tu último descanso entre nosotros.

Antes hiciste lo que siempre hacías, en tu lugar, en tu espacio, en ese universo que gira alrededor de tu amor al campo y la alegría que te daba ver crecer las cosas que plantabas para luego esperar que se dieran. Casi puedo imaginar cómo ese temible sueño final te vencía mientras mirabas la televisión para terminar tu jornada, la última y más larga de tus jornadas.

Ha pasado un año desde ese día, rápido, despiadado, sin pausa, los días se acumularon y otras muchas cosas golpearon desde entonces, algunas casi imposibles de tragar, pero aquí estamos. Haciendo lo que mejor nos enseñaste a hacer, enfrentar la vida, vivir la vida, con alegría, con planes, con esperanza.

Hoy subimos …

Entradas más recientes

En Ciudad de Oaxaca Junio 2018

De sustos y miedos… Luego del temblor.

Mesas vacías

Lluvia, inundaciones, ciudad

Calle-Creto

Se cierra otro año

La cuarta de mis décadas

La planeación de la infraestructura

Centro de Convenciones